Anaconda

  • PDF
Nombre científico: Eunectes murinus.
Orden: Squamata
Familia: Boidae
Conservación: La anaconda no tiene particular valor comercial, su principal amenaza para su conservación es la destrucción de su hábitat, así como la caza por parte de lugareños que la consideran un riesgo para el ganado doméstico y los niños, sin tener en cuenta el papel que juega en el control de las plagas de roedores. No se considera amenazada actualmente.
Es quizá la mayor serpiente conocida; las hembras, normalmente mas grandes que los machos, alcanzan un promedio de entre 5 a 6 metros de largo y un peso de 45 kg., y las grandes de hasta 7 metros y 80 Kg. son raras, mientras que los machos alcanzan apenas algo mas de 2 metros y medio, la mayor anaconda que se ha registrado oficialmente media 9 metros de largo y pesaba 140 Kg.

Este tamaño es más sorprendente en vista de la escasa longevidad del animal, que rara vez supera los 15 años pero se documenta casos de hasta 50 años.

La anaconda verde es endémica de Sudamérica, habita las cuencas del Río Amazonas y del Orinoco, además de otros enclaves en Brasil , Bolivia, Colombia, Perú, Venezuela y la Isla de Trinidad.

La anaconda es de color verde oscuro, con marcas ovales de color negro y ocre a los flancos. El vientre es más claro, y en la parte final de la cola muestra diseños en amarillo y negro que son únicos para cada ejemplar. El hocico está cubierto por seis escamas engrosadas, tres a cada lado, que constituyen el rasgo más distintivo que separa a las especies de Eunectes de las estrechamente relacionadas Boa.

La cabeza es estrecha, y no presenta un cuello marcado.

La anaconda se siente a gusto tanto en los árboles como en el agua; prefiere y los estanques de aguas quietas a las corrientes rápidas, por lo que es raro encontrarla a gran altura. Pasa la mayor parte del tiempo sumergida, acechando a su presa.

Caza por lo general animales que se acercan a beber, sujetándolos con sus mandíbulas y aferrándose a ellos para enroscarse alrededor de su cuerpo y sofocarlos, ya que atacan extremadamente rápido por lo que en algo más de 10 segundos ya han sometido a su presa. Si encuentra la oportunidad de cazar en tierra, normalmente se descuelga desde una rama para sorprender a su víctima. Contra la creencia habitual, la constricción no mata por lo general directamente a la víctima, sino sofocándola.

La anaconda no necesita triturar a su presa, puesto que su mandíbula como en todas las serpientes se desencaja, permitiéndole tragar el alimento entero.

La anaconda es capaz de consumir presas de gran tamaño pero e alimenta también de huevos, aves, roedores y otros reptiles menores.

La anaconda es vivípara; la gestación, que dura unos seis meses, se produce en el interior del cuerpo de la hembra. Al cabo de ésta, la hembra pare.

Amigos del Zoo

Tienda OnLine

hoteles de Cantabria Opiniones reales de Zoo de Santillana en minube

You are here

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más del uso de las cookies Política de privacidad.

Acepto el uso cookies en esta web.